jueves, 8 de mayo de 2014

El stress de estar soltero

Un espasmo involuntario en mi ojo izquierdo me hacen pensar que tengo cáncer en el cerebro o estoy demasiado estresado. Mi gran amigo en la quinta región me dice que es el stress, y ¿cómo no lo va a ser, considerando que estoy con dos ramos que son de aquellos que hacen que los estudiantes se tiren en bungee, con la soga sujetada a sus cuellos, además de estar metido en varios proyectos y espero junto a todo eso, tener tiempo de dedicarme a los videojuegos?. Tengo una tarea larguísima que entregar el próximo miércoles, el fin de semana no podré trabajar en ella, y heme aquí, dándomelas de adolescente tardío dizque letrado, intentando poner en la red ideas que serían propias de un diario de vida que ojalá y no viera nadie nunca. Tengo de esos. Y en verdad, quieran los dioses que no los vea nadie jamás. Además, estoy metido en la memoria de ingeniería, tratando de montar un aparato que alguien más eficiente y con más motivaciones para terminar una carrera que no le llena hubiera terminado en 10 días. Y todavía metido en otro proyecto más. Y por si fuera poco, me he reintegrado a la orquesta de la universidad, con un proyecto grotesco para hacer un concierto de música de videojuegos, donde con mi compadre somos los arreglistas de todas las piezas.

No es mi intención jactarme de esto, es solo para poner en contexto. Este tipo de cosas son para encresparle los nervios a cualquiera y puede que a causa de ello es que comienzo a sentir ese espasmo en mi ojo izquierdo. Es molesto y no sé si sea visible, es aleatorio y no voy a quedarme toda una tarde frente al espejo a esperar que aparezca, por lo que no sé si me veré como un loco en publico.

Como sea, de pronto, noté que todo esto podría interpretarse como una forma de compensar por mi rompimiento. El tiempo que antes era de mi novia, ahora es de mis proyectos. Y debido a las múltiples ventajas atribuidas por los más variopintos especialistas y no tanto a las relaciones de pareja (físicas y no tanto), es posible que por más proyectos que tuviera, tal vez no estaría tan estresado como para que me comiencen a salir tics nerviosos.

No soy un galán, pero ciertos signos me hacen pensar que hay interesadas en interrumpir mi estado de soltería, el problema es que no tengo tiempo para ello.  Algunos dirán "si se quiere, se encontrará el modo". Creo que tienen razón. SI se quiere. Tiene sus ventajas el estar en pareja, pero asociadas van tantas desventajas que constantemente me cuestiono la utilidad de ese tipo de existencia. ¿Merece la pena ser azotado contra el piso, pateado constantemente en las pelotas, todo como parte del día a día, solo para un miserable abrazo de 5 minutos y tal vez un polvo de calidad incierta? La mayoría piensa que sí, mientras que yo, no estoy interesado en pasar de nuevo por lo mismo. El esfuerzo es mucho y la recompensa, sólo es importante en los breves momentos de recibirla, breves en comparación a todo el tiempo empleado en obtenerla. En general, no lo digo por mí, lo he visto demasiadas veces en diferentes contextos y con diferentes personas como para sacar una conclusión estadísticamente significativa, el problema es que no muchos comparten esta opinión, porque son demasiado esclavos el yugo endocrino como para pensar fríamente. Yo he logrado pensar así. El problema es que mi mente piensa una cosa y el cuerpo hace otra diferente y se produce un conflicto de proporciones.

En fin, el estar soltero trae consigo diferentes tipos de presiones, especialmente cuando se vive solo. Cocinar se vuelve una pérdida de tiempo (una hora preparando la comida, versus 5 minutos sentado comiéndola, ni siquiera alcanza para un capítulo entero de algún anime o sitcom), los impulsos biológicos no hay cómo aplacarlos, si no es gracias a los proveedores de Internet (o la opción más cara, pero socialmente repudiable de las prostitutas --- nunca he compartido esa visión, hacen un trabajo por el que muchos están dispuestos a pagar y, a diferencia de las golddiggers, uno tiene una idea clara de cuánto costará todo desde el comienzo... además de que tienen un estómago increíblemente resistente). Y todo eso sumado a las presiones sociales. Uno no puede tener proyectos por el gusto de hacer cosas, no, uno está vacío por dentro porque está solo; uno debiera tener una familia, así que si no la tiene a cierta edad, es un perdido, un pobre infeliz que nunca sabrá lo que es sentirse completo, etc. Por no decir los clásicos comentarios fuera de lugar de "¿y para cuándo los nietos, y para cuándo se casa?". Esos que uno debe contestar con un "¿y para cuando su funeral? Hace tiempo que no voy a uno".

Me alargué un poco más en esta diarrea mental de lo que esperaba. Me salió un grano en la espalda.

4 comentarios:

Laire Rebdan dijo...

At least you got people who want to end your state of being single. La soledad es peor cuando no es desición propia. Cuando el espíritu está dispuesto pero no la realidad...

Javier Salazar Loyola dijo...

Creo que no puedo discutirte a eso :s...

Sin embargo, soy un firme partidario de que es mejor aprender a estar solo y disfrutarlo, para que cuando llegue el momento de dejar tu soledad, sea por elección y no por necesidad. He visto demasiados emparejados por necesidad, más que por libertad de elección.

Saludos y gracias por comentar :3

Laire Rebdan dijo...

Yo no te discuto eso. Pero es mucho más difícil de lo que parece. Sobretodo para ciertos temperamentos. No lo digo con desesperación sino con nostalgia. Aislarte del mundo es tan malo como estar con alguien por necesidad. No es que elijas a cualquiera por estar solo sino que encuentres a alguien que te haga querer salir de tu aislamiento. Me refiero a un deseo más dulce. El deseo de querer enamorarse sinceramente de alguien. No por soledad, no por despecho... Sólo por querer compartir con alguien más. Pero supongo que tú vas apenas hacia estar solo. Y está bien querer estar solo. Así como está bien no querer estarlo.

Javier Salazar Loyola dijo...

Lo que me dices es complejo, por muchas razones. Primero, aprender a vivir con uno mismo, aprender a quererse uno mismo, aprender a estar solo es una de las cosas más difíciles del universo y la mayoría muere sin haber desarrollado siquiera la capacidad nunca, mucho menos la habilidad y ni hablar del gusto por estar solo. La mayor parte de la gente teme incluso lo que piensa.

Aislarse no es malo en sí mismo, para algunos, resulta en la única forma de vivir el mundo. Es malo cuando es el resultado de la incapacidad de afrontar los problemas, en ese caso, el aislarse se convierte en un escape y como tal, en una frustración con la que resultaría más sencillo vivir, porque es más fácil.

He pensado varias veces acerca del estar solo y el permanecer en ese estado. Pasé solo los primeros 22 años de mi vida, y a los 27, volví a estarlo (voy para los 28 ahora). Para mí es algo normal. Y aún así, comprendo tu deseo. Sin embargo, es un deseo que me preocupa, porque el anhelo puede hacer tomar decisiones con la cabeza caliente y el resultado puede ser no menos que el desastre.

En fin, respeto tus deseos, pero siento que es mi deber aconsejar que los deseos son para cabalgarlos y no para que ellos nos cabalguen a nosotros ;)

¡Saludos!