viernes, 22 de mayo de 2015

Problemas del primer mundo aplicados al tercero snob

El miércoles, como la mayoría no sabe, estuve de cumpleaños y unos amigos me invitaron a comer por la ocasión. Yo quería sushi. Recorrimos buena parte de Viña del Mar buscando un local, ya que el donde siempre comemos, no tenía. Un local de sushi sin sushi, maravilloso. Como no íbamos a pedir para llevar, descartamos varios lugares, mientras que otros, los descartamos debido a que sus ingredientes incluían Kraken en lugar de camarones u otras especies desconocidas, extintas o en vías de extinción (la única explicación razonable para el precio que cobraban). Finalmente, tras mucho recorrer, no pude cumplir mi deseo de cumpleaños (?) y terminamos comiendo empanadas.

El universo me detesta ._.

viernes, 3 de abril de 2015

Pastores: la verdad revelada

A propósito de semana santa, y ya que en mi casa no hay la disponibilidad para hacer un asado, sea por espacio, sea por falta de parrilla u horno, libero mi frustración por falta de carne asada reflexionando sobre una epifanía que tuve hace un rato, chateando con mi polola, en un intento de pseudo dizque wannabe filosofía.

Algunas religiones protestantes, particularmente las evangélicas, llaman "pastores" a sus sacerdotes y guías espirituales. Mi punto es que el que estos sacerdotes sean pastores habla muy mal de su congregación. Básicamente está implicando que ella está compuesta de personas que no tienen la suficiente capacidad cerebral para pensar por ellos mismos y por eso, necesitan de un guía que les diga qué pensar. A muchas personas les resulta mucho más fácil eso, en cualquier caso.

Sí, dicen que su dios es el buen pastor que se preocupa de sus ovejas, pero - pasando por alto el hecho de que los sacerdotes cristianos en general repudian el compararse con dios y es lo que hacen constantemente - un pastor no se preocupa de sus ovejas porque las quiera, sino que porque son su fuente de vida. Se alimentan de ellas o usan su lana o venden sus crías. No las guía para conveniencia de las ovejas, las guía para conveniencia del pastor y los beneficios que pueda obtener del rebaño.

No tengo muy buena imagen de la gente que sigue religiones en general, pero este detalle solo confirma el hecho de que, por lo que me he enterado, los pastores evangélicos realmente viven de su rebaño y no solo eso, sino que los explotan para su propio beneficio. Cuántas historias de pastores viviendo con lujo no se han oído y mi propio abuelo fallecido más de alguna vez tuvo que faltar a su trabajo para ir a trabajar para el pastor, a quien no le importa la vida de sus ovejas, tanto como controlarlas y obtener de ellos todos los beneficios posibles.

En fin, una reflexión barata acerca de la vida y de cómo, consciente o inconscientemente, los creyentes se dejan guiar por payasos de poca monta expertos en manipulación y sin mucho cerebro en general. Probablemente solo digo lo obvio, pero tenía que decirlo, junto a un título amarillista :3

lunes, 9 de marzo de 2015

Sin Mayonesa

Estando mi hermano de visita por el fin de semana, lo fui a dejar al terminal de buses y antes de que lo abordara, habiendo tiempo y teniendo yo hambre, lo invité a un sándwich en uno de los locales del terminal. Tras dudar un poco entre si pedir promociones con café o té que nos acalorarían, en lugar de bebidas heladas, más ad hoc con el calor que aún hace a las ocho de la tarde en esta época en Viña del Mar (al menos, nosotros estábamos muertos de calor), nos decidimos y, en particular, yo pedí un sandwich consistente en una croqueta de pollo, tomate, lechuga y mayonesa. Como no me gusta la mayonesa, lo pedí sin mayonesa. Tras pagar, me pregunta la cajera,

- ¿Cuál es el especial?
- El de la croqueta - respondo.
- Sin  tomate, ¿cierto?
- Sin mayonesa.

Tras lo cual, procede a dar la instrucción al que preparaba los sándwiches. Luego, nos acercamos al mesón de atención, donde esperaríamos nuestra orden. Cuando nos toman el pedido, quien atendía me pregunta,

- ¿La croqueta sin tomate?
- Sin mayonesa - respondo, nuevamente.

Y le aclara al que preparaba, que insiste en que le dijeron sin tomate.

Esperamos pacientemente unos minutos y nos entregan nuestro pedido. Nos vamos a sentar con mi hermano, mi estómago rugiendo y desenvuelvo el sándwich. Tenía mayonesa.

Y también tomate, por lo demás.

sábado, 28 de febrero de 2015

Jueg-o-rama

Tras varios meses de trabajo intermitente, con Mauricio hemos terminado por fin el gran medley que habíamos planeado desde el año pasado D:

15 juegos han sido referenciados, supongo que debería dar un premio a quien los reconozca todos :3



La orquestación han sido 3 flautas (1,2,pic), 2 clarinetes, 1 corno, 2 trompetas, 1 trombón, 1 tuba, percusión (timbales, bongós, caja, bombo, cimbales), piano, cuerdas. La sección de maderas y bronces es tan "rara" porque no podemos contar con toda la dotación debido a limitaciones de la plana orquestal.

Esta pieza ha sido todo un proceso que ha abarcado desde conversaciones respecto de qué debía ir y qué no, hasta más de alguna discusión, pero al final, ha sido un trabajo que uno no habría podido hacer sin el otro y este es el resultado.

Esperamos comentarios respecto del resultado :3

viernes, 20 de febrero de 2015

Pie de foto

Pequeña idea que se me vino a la mente, al pedirme una amiga que escribiera algo para una de sus fotos.

Foto por Marión Michelle (Flickr)

Al saltar, sintió cómo el aire la acariciaba y ganando velocidad, sintió al fin la completa libertad. Y a medida que veía el suelo acercarse, pensó que el macetero quedaba mucho mejor junto a la ventana, que sobre la mesa

miércoles, 4 de febrero de 2015

María y Draco, de Final Fantasy VI

Hacía bastante rato que no subía nada en lo que estuviera trabajando, más que nada quejas y cosas afines. No me sentía, tampoco, con ganas ni inspiración para escribir nada nuevo, por lo que tampoco lo hacía. Debería intentar hacerlo, después de todo, como señalara Piccaso, la inspiración debe encontrarte trabajando (es parafraseo, no es la frase exacta :3).

En fin, en el marco del proyecto de concierto de videojuegos con nuestra orquesta, con un amigo hemos estado trabajando en nuevos arreglos para poder armar un concierto como la gente. El último arreglo que hemos hecho es, como el título de la entrada señala, la ópera María y Draco, de Final Fantasy VI, compuesta por Nobuo Uematsu, con letras del productor Yoshinori Kitase (que fue el director de Final Fantasy VI). Aquí dejo una versión sintetizada del arreglo, con VST's de Garritan, ya que no será interpretada hasta (idealmente) finales de este año.



La orquestación que utilizamos es con lo que podemos contar en nuestra orquesta: piccolo, 2 flautas, 2 clarinetes, 2 cornos, 2 trompetas, un trombón, percusión, piano y cuerdas, y tres solistas vocales: María (soprano), Draco (tenor) y Ralse (barítono).

La ópera consiste de 4 grandes partes, la Obertura, el Aria di Mezzo Carattere, la boda y el Grand Finale. La boda consta a su vez de tres secciones bien marcadas, el waltz de bodas, invasión y duelo. En sí, esta ópera es una sección dentro del juego, una mini historia dentro de él que no tiene nada que ver con la trama principal, que es interpretada en un teatro al que el jugador debe acudir para continuar la trama. Celes, una de las protagonistas del juego, interpreta la parte de María, debido a su parecido con la soprano que interpreta a María en la ópera (y su habilidad vocal, como señalan en la trama), quien es el interés amoroso de Setzer, un espíritu libre que vive al margen de la sociedad, que los protagonistas deben contactar y se espera que interrumpa la ópera para secuestrar a María.

La ópera en sí, trata sobre la guerra entre el Este y el Oeste. El príncipe del Oeste es Draco, quien está enamorado de María, la princesa del Oeste, quien le corresponde. El Oeste pierde la guerra y María es forzada a casarse con Ralse, el príncipe del Este.

En la Obertura se presenta la historia. El Aria di Mezzo Carattere, una de las piezas más famosas de la saga Final Fantasy, comparte la melodía central con el tema de Celes, es el lamento de María que ha perdido a su amado y su vida con él para casarse con alguien a quien no ama. La Boda, parte con el waltz que bailan los invitados, interrumpido por el ataque de las fuerzas restantes del Oeste, comandadas por Draco, quien irrumpe en escena para rescatar a María, para lo que se enfrascan en un duelo con Ralse, a quien derrota. En el Grand Finale, Ralse reconoce su derrota y Draco y María pueden vivir juntos y felices por siempre.

La obra es bastante compleja y tiene muchas secciones, y aunque su estilo general puede ser asociado al romanticismo (particularmente su final bien alla Verdi), tiene muchos recursos modernos, como tratamiento modal de las melodías o armonías. Es una pieza muy bonita e interesante de abordar y ha sido un gusto tratarla y aunque estamos bastante conformes con el resultado, ha sido lo que las limitaciones de intérpretes que tenemos lo que nos han producido este resultado, porque más de alguna vez nos faltó una sección de bronces más grande o filas de maderas con las que no contamos.

En fin. Todas las opiniones son bien recibidas :P.

viernes, 24 de octubre de 2014

Dos meses de retiro espiritual

Puente en medio de Ginebra
Dos meses desde que saliera del aeropuerto de Santiago en un viaje que debería ser una pasantía para trabajar en el mismo CERN, donde los expertos están, donde las reuniones de las áreas en que trabajo se realizan, y donde la vanguardia misma de la ciencia es el quid del lugar. Dos meses en los que, si no fuera por la conexión a internet que permite seguir en contacto con la gente que dejé y por un compañero de trabajo que vino por el mismo período, hubiera estado completamente solo.
Aperture Science, digo, el CERN

No dejo de preguntarme qué tan diferente hubiera sido si hubiera estado realmente solo, aislado, sin comunicación y sin ningún conocido cerca. Sin embargo, el relativo aislamiento al que me sometí me sirvió para reflexionar acerca de mi vida, acerca de lo que pretendo, acerca de mi futuro. Las conclusiones no son lindas, pero me dan un cierto norte para lo que vaya a seguir a continuación.

Vista desde mi escritorio en la oficina, prácticamente el subterráneo.
Debo decir que una de las primeras cosas que he aprendido de mí mismo es que no me gusta el idioma francés y no me interesa aprenderlo en lo más mínimo. Y puede que por esa razón es que no me haya logrado sentir realmente cómodo en Suiza y Francia, aunque pudieron ser otras razones. No es un problema de cultura o de gente, pero este sector, tan rural, no es para mí. Es posible que si haya vivido en el centro de Ginebra o en alguna otra ciudad grande, la sensación hubiera sido diferente, pero lo plano y solitario del campo (con caminatas de media hora solo para tomar transporte, ni hablar de conseguir comida pasadas las siete de la tarde) me hizo sentirme aislado. Aislado de influencias exteriores, aislado de distracciones, aislado del mundo... en fin, no es alguna de esas frases cliché de "me encontré conmigo mismo", pero tuve la oportunidad de analizarme en situaciones en las que normalmente no me encuentro.

Tras una relación de cinco años, a un año de haberla terminado, he notado que, a pesar de que uno naturalmente cambia (no se puede estar en una relación con alguien sin tranzar tarde o temprano una que otra cosa, tanto de comportamiento como de personalidad), he vuelto a ser "yo mismo", he vuelto a mis aficiones clásicas. Tras años de ver solo televisión y películas estadounidenses y europeas, con uno que otro tímido atisbo de anime entre medio, he vuelto a reencontrarme con la animación japonesa, recordando que tenía la intención de aprender ese maravilloso idioma y sus técnicas y estilo de dibujo. Además de haber devorado un par de mangas en poco tiempo, siento la necesidad de ver más, leer más, y de retomar mis perdidas habilidades de dibujo y de escritura, ya que tengo varios proyectos botados que tenían mucho futuro en el rubro de la narrativa ilustrada. Por otro lado, en este año, retomé mis estudios musicales, dejados de lado a causa de la ciencia, un área que si bien es interesante, no es a lo que me quiero dedicar el resto de mis días. No quiero ni siquiera terminar el año haciendo eso, pero a falta de un trabajo más orientado a lo mío, las alternativas no son muchas; además de que tengo el compromiso de terminar el programa de magister que estoy haciendo.

Iglesia de Sergy, Francia

En el fondo, en este viaje que debiera haber sido de trabajo, terminé dándome cuenta de hacia dónde quiero ir, qué quiero hacer, qué no quiero hacer y qué medidas debiera tomar al respecto. He luchado contra mí mismo y mis frustraciones, como el llevar tanto tiempo practicando y no ser capaz de ver progresos reales. He necesitado sentarme a reflexionar al respecto, darme cuenta de mis errores, aprender de ellos y, más importante, aprender a corregirlos. Y es algo que he tenido que hacer solo.

En conclusión, este viaje ha sido productivo para mí, pero no para quienes me pidieron que hiciera el viaje. He hecho lo que he podido debido en el trabajo, cada vez más gráficos y creando diez preguntas por cada una que respondo (más o menos como pasa con las ciencias básicas) y todo para darme cuenta de que quiero aprender a programar juegos, dibujar manga (el uso del término es laxo, dejémoslo en el estilo), componer música para juegos, para conciertos y aprender a improvisar, para poder pasar las noches tocando en algún bar de mala muerte, para morir a los 50 por cirrosis hepática por la vida bohemia que habré llevado :D

En fin, necesitaba sacarme esto de encima, para fingir que mi cerebro aún funciona para algo.