miércoles, 2 de julio de 2014

Epifanía

Una de las epifanías más grandes que he tenido en el último tiempo ha sido notar que me afectó el rompimiento más de lo que estaría dispuesto a asumir frente a mí mismo. Ya no tengo la motivación de hace un año para terminar los estudios y mis días se limitan a esperar que llegue fin de año y estar lo menor parado posible cuando ocurra.

Ante eso y dada la hora, un fuckitall a la vena y a dormir. Buenas noches.

jueves, 22 de mayo de 2014

¡Feliz World Goth Day!

Feliz World Goth Day a todos :D

Y si hay alguien que no entiende cómo "feliz" y "goth" van en la misma frase, le dejo esta imagen:

(Fuente)
Saludos a todos :D

lunes, 12 de mayo de 2014

La Escuela de la Penumbra: World Goth Day

No puedo evitar compartir en este blog la entrada que puse en el otro :P.



Se viene el World Goth Day, y creo que es necesario para nosotros mismos el darnos el tiempo de reflexionar sobre nuestra cultura y cómo podemos contribuir a ella. Sea generando el respeto hacia ella por parte de los demás, aportando con arte, guiando a los nuevos... es cosa de tener voluntad en el tema ;)



La Escuela de la Penumbra: World Goth Day: Ha pasado mucho tiempo sin ninguna publicación, y debiera disculparme por ello. He pasado por un período de sequía creativa que está termina...

jueves, 8 de mayo de 2014

El stress de estar soltero

Un espasmo involuntario en mi ojo izquierdo me hacen pensar que tengo cáncer en el cerebro o estoy demasiado estresado. Mi gran amigo en la quinta región me dice que es el stress, y ¿cómo no lo va a ser, considerando que estoy con dos ramos que son de aquellos que hacen que los estudiantes se tiren en bungee, con la soga sujetada a sus cuellos, además de estar metido en varios proyectos y espero junto a todo eso, tener tiempo de dedicarme a los videojuegos?. Tengo una tarea larguísima que entregar el próximo miércoles, el fin de semana no podré trabajar en ella, y heme aquí, dándomelas de adolescente tardío dizque letrado, intentando poner en la red ideas que serían propias de un diario de vida que ojalá y no viera nadie nunca. Tengo de esos. Y en verdad, quieran los dioses que no los vea nadie jamás. Además, estoy metido en la memoria de ingeniería, tratando de montar un aparato que alguien más eficiente y con más motivaciones para terminar una carrera que no le llena hubiera terminado en 10 días. Y todavía metido en otro proyecto más. Y por si fuera poco, me he reintegrado a la orquesta de la universidad, con un proyecto grotesco para hacer un concierto de música de videojuegos, donde con mi compadre somos los arreglistas de todas las piezas.

No es mi intención jactarme de esto, es solo para poner en contexto. Este tipo de cosas son para encresparle los nervios a cualquiera y puede que a causa de ello es que comienzo a sentir ese espasmo en mi ojo izquierdo. Es molesto y no sé si sea visible, es aleatorio y no voy a quedarme toda una tarde frente al espejo a esperar que aparezca, por lo que no sé si me veré como un loco en publico.

Como sea, de pronto, noté que todo esto podría interpretarse como una forma de compensar por mi rompimiento. El tiempo que antes era de mi novia, ahora es de mis proyectos. Y debido a las múltiples ventajas atribuidas por los más variopintos especialistas y no tanto a las relaciones de pareja (físicas y no tanto), es posible que por más proyectos que tuviera, tal vez no estaría tan estresado como para que me comiencen a salir tics nerviosos.

No soy un galán, pero ciertos signos me hacen pensar que hay interesadas en interrumpir mi estado de soltería, el problema es que no tengo tiempo para ello.  Algunos dirán "si se quiere, se encontrará el modo". Creo que tienen razón. SI se quiere. Tiene sus ventajas el estar en pareja, pero asociadas van tantas desventajas que constantemente me cuestiono la utilidad de ese tipo de existencia. ¿Merece la pena ser azotado contra el piso, pateado constantemente en las pelotas, todo como parte del día a día, solo para un miserable abrazo de 5 minutos y tal vez un polvo de calidad incierta? La mayoría piensa que sí, mientras que yo, no estoy interesado en pasar de nuevo por lo mismo. El esfuerzo es mucho y la recompensa, sólo es importante en los breves momentos de recibirla, breves en comparación a todo el tiempo empleado en obtenerla. En general, no lo digo por mí, lo he visto demasiadas veces en diferentes contextos y con diferentes personas como para sacar una conclusión estadísticamente significativa, el problema es que no muchos comparten esta opinión, porque son demasiado esclavos el yugo endocrino como para pensar fríamente. Yo he logrado pensar así. El problema es que mi mente piensa una cosa y el cuerpo hace otra diferente y se produce un conflicto de proporciones.

En fin, el estar soltero trae consigo diferentes tipos de presiones, especialmente cuando se vive solo. Cocinar se vuelve una pérdida de tiempo (una hora preparando la comida, versus 5 minutos sentado comiéndola, ni siquiera alcanza para un capítulo entero de algún anime o sitcom), los impulsos biológicos no hay cómo aplacarlos, si no es gracias a los proveedores de Internet (o la opción más cara, pero socialmente repudiable de las prostitutas --- nunca he compartido esa visión, hacen un trabajo por el que muchos están dispuestos a pagar y, a diferencia de las golddiggers, uno tiene una idea clara de cuánto costará todo desde el comienzo... además de que tienen un estómago increíblemente resistente). Y todo eso sumado a las presiones sociales. Uno no puede tener proyectos por el gusto de hacer cosas, no, uno está vacío por dentro porque está solo; uno debiera tener una familia, así que si no la tiene a cierta edad, es un perdido, un pobre infeliz que nunca sabrá lo que es sentirse completo, etc. Por no decir los clásicos comentarios fuera de lugar de "¿y para cuándo los nietos, y para cuándo se casa?". Esos que uno debe contestar con un "¿y para cuando su funeral? Hace tiempo que no voy a uno".

Me alargué un poco más en esta diarrea mental de lo que esperaba. Me salió un grano en la espalda.

domingo, 27 de abril de 2014

Wind Scene (Arreglo), de Chrono Trigger


Llevo mucho tiempo sin publicar ninguna cosa en este blog, bastante botado que lo tengo, igual que a la Escuela de la Penumbra, pero dadas las circunstancias que afectan a mí vida, he andado sin mucho que publicar sin parecer un niñito emo buscando atención, ni con suficiente inspiración como para haber creado nada digno de mencionarse (además de estar suficientemente ocupado como para quedarme convertido en un bollo quejándome de lo mucho que tengo que hacer, sin hacer nada productivo de verdad).

Sin embargo, estoy volviendo poco a poco a hacer cosas de nuevo y heme aquí, para compartir una transcripción y un arreglo que hicimos con mi amigo Mauricio de Wind Scene, de la banda sonora de Chrono Trigger, compuesta por Yasunori Matsuda. El objetivo es que sea interpretado a final de año en un concierto especial por la Orquesta Estudiantil de la UTFSM. Es un arreglo para orquesta de cuerdas (la pieza original tiene un pequeño uso de la percusión, del que decidimos prescindir por ahora.

Espero lo disfruten y estamos atentos a opiniones decentes :3.



lunes, 7 de octubre de 2013

Basura

Los lectores tendrán que disculparme, pero necesito un lugar público no tan público donde desahogarme de toda la mierda que ha pasado, así que esta entrada será brevísima. Esto es básicamente un grito al aire que necesitaba.

¿Cómo mierda puede esperar que esté bien y contento si lleva dos semanas diciéndome que le cagué la vida y los sueños, para luego tratar de ponerse cariñosa y esperar que le retribuya el cariño? ¿Tengo cara de saco de boxeo o de muñeca inflable a la que pegarle para después tirársela? En el fondo pareciera que quisiera mostrarme lo asco de ser humano que soy (y que sé que soy), logrando que me sienta como una mierda (y como la mierda), para luego tratar de que le entregue lo que le daba cuando me hacía sentir bien.

Me parece increíble y molesto que la razón de mis alegrías de hace poco más de dos semanas sea la causa de la mayor parte de mis problemas actuales.

miércoles, 2 de enero de 2013

Discriminación y Crianza

Durante el fin de semana, en una reunión social, conversaba con una contertulia sobre diferentes temas y surgió el tema de la adopción por parte de padres del mismo sexo. Si bien ella se mostraba a favor del matrimonio, no lo estaba tanto al respecto de la adopción y con sus argumentos, comprendí su preocupación y entendí un aspecto fundamental de la crianza que es lo que nos forja como discriminadores.

En principio (era más complejo que esto, pero esta es una de las ideas principales que me llevaron a esto), su argumento contra la adopción tenía que ver con el hecho de que padres del mismo sexo omitirían la enseñanza de las relaciones de pareja “normales“, es decir, entre un hombre y una mujer. Mi argumento contra esa idea era que los padres han de ser, a su vez, educados con el fin de que ellos no den una educación sesgada a sus hijos, adoptivos o no.

Esto me llevó a reflexionar que el primer motor de discriminación con que uno se topa es su crianza: mi familia todavía tiene miembros que llaman “desviados“ a los homosexuales, por lo que es obvio que nuestro primer acercamiento al tema será (de hecho, fue así, pero me di cuenta de que era una falacia de épicas proporciones) considerarlos desviados, degenerados o similares, sin embargo, no son más que personas con gustos como cualquiera, sólo que sus gustos no son los de la norma - y, no obstante, no hacen daño a nadie más que a las mentes cerradas.

Entonces, la pregunta que me surge es, ¿qué clase de personas estamos criando? Mi familia, por el mero hecho de ser parte de la cultura gótica, piensa que soy (y seré siempre) un inmaduro en ese aspecto. Por el mero hecho de que a ellos no les parece, me tratan así y, además, crían a mis hermanos y primos con esa mentalidad, quedándonos a nosotros la tarea de expandir nuestras mentes (y rogar que nuestros padres no nos llamen desviados por nosotros habernos dado cuenta de que el mundo es más amplio que nuestra mera percepción de él).

Si bien es normal y bueno tener una opinión respecto de cualquier tema, intentar moldear a los niños esperando que sean clones nuestros sólo los llevará a diversas frustraciones, partiendo de la básica: ¿se sienten bien ellos con lo que se les inculca como “correcto“? Supongo que los homosexuales no. Supongo que los ateos criados en familia religiosa tampoco. Los que se sienten parte de una cultura diferente, tampoco.

¿Deben los padres educarnos así, o hay que educar a los padres, para que sepan educar a sus hijos?